Apelar el instinto en todo momento

En el post anterior te hablé de la importancia de la constancia, la estabilidad y el instinto para generar hábitos saludables que cambien tu vida.

Hoy te voy a hablar específicamente del instinto.

El instinto es el “impulso natural e interior que provoca una acción o un sentimiento, es la capacidad natural para percibir y valorar con rapidez y facilidad una cosa”.

Hay veces que la razón nos dice A, pero el instinto grita B. Muchas personas siguen haciendo caso a la razón y acallan la naturaleza. Yo te invito a reflexionar y escuchar también al instinto, pues rara vez se equivoca.

Esto no quiere decir que vayas a realizar acciones sin pensar. No, para nada. Significa que empieces a escucharte a vos mismx y a comprenderte, porque no sirve de nada no hacerle caso a tu interior.

Yo quiero animarte a que conectes con vos mismx para poder generar bienestar hacia el exterior y que contagies a los demás en este camino de motivación y superación.

Nuestros instintos deben ser respetados en todas las áreas de la vida: desde la alimentación, la actitud y las relaciones con otras personas, hasta en lo académico (por ejemplo: haciendo caso a lo que de verdad querés estudiar).

El instinto es ese hilo conductor que guía nuestro accionar con metas firmes que vienen desde lo que verdaderamente necesitamos. Priorizalo y generá tu propio bienestar a cada paso. Que nadie te diga que no podés.

Planificá tus objetivos y animate a darle un giro total a tu vida ¡desde hoy mismo! Si necesitás ayuda, sabés que podés contar conmigo.

También puede interesarte...

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de la política de cookies